Los ciudadanos que deseen ver algo de iluminación navideña tendrán que pagar 14 euros por persona para acceder a una exposición en Viveros.

El equipo promotor de Valencia Unida (VLC Unida) encabezado por Vicente González-Lizondo ha sido duramente crítico con la ausencia de iluminación navideña en la ciudad de Valencia, inexistente salvo las dos esferas luminosas instaladas en la Plaça de l’Ajuntament.

Esferas luminosas, comúnmente llamadas «las bolas de Ribó».

La ciudad adolece por completo del espíritu entrañable y tradicional que corresponde a estas fechas, en las cuales los ciudadanos se animan a las compras y al consumo en hostelería, representando para los comerciantes un tramo importantísimo del año para sus ventas, siempre animadas por el ambiente característico de la Navidad. En cambio, Joan Ribó y su equipo ignoran nuevamente a los comerciantes, en un ejercicio de sectarismo anti-navideño característico de un equipo de gobierno municipal sectario y enemigo de las tradiciones y la cultura.

Para poder disfrutar de iluminación navideña, en cambio, y para evitar mayores críticas, el ciudadano podrá disfrutar de iluminación navideña, pero a un coste muy elevado, 14 euros por persona, a cargo del propio ciudadano, en una actividad que en nada repercute a los comerciantes ni contribuye a la animación de las compras en estas fechas tan señaladas.

VLC Unida propone que la iluminación navideña de la ciudad represente con fidelidad y entusiasmo las fiestas de la Navidad, llegue a todos los barrios y pedanías, y contribuya a animar la actividad del comercio y la hostelería, como corresponde a una ciudad moderna y dinámica, pero que al tiempo no abandona sus tradiciones y fiestas más entrañables y señaladas. Valencia y sus ciudadanos lo merecemos.