Transparencia

La transparencia, el buen gobierno y la lucha contra la corrupción, son nuestros pilares irrenunciables para la consecución de una ansiada calidad democrática. En este sentido, está dispuesto que el Comité Ètic de Garanties i Contrafurs (CEGC) se encargue de redactar todos los reglamentos necesarios para afianzar el cumplimiento de dichas máximas, tanto a nivel orgánico, como institucional.

a) Para realizar el control de los presupuestos y estado económico del partido, los miembros de la CEGC tendrán acceso a toda la documentación económica, dispondrán de la colaboración del Secretario General y podrán recabar la comparecencia de otros miembros del partido para informar sobre cualquier extremo de las previsiones o ejecuciones presupuestarias.

La CEGC conocerá también sobre los presupuestos y cuentas de los grupos parlamentarios y municipales de Valéncia Unida, regulando su relación económica con el partido.

b) Sobre el control de legalidad: cualquier decisión y acuerdo de cualquier órgano del Partido es susceptible de ser impugnada por ir en contra de los presentes estatutos y de la legalidad vigente. Estarán legitimados para ello cualquier afiliado de Valéncia Unida que se encuentre al corriente de sus obligaciones económicas con el partido, y será competente para decidir acerca de la validez del acuerdo impugnado la Comisión de Control y Garantías.

La reclamación o impugnación se podrá presentar a través de cualquier medio permitido en Derecho que deje constancia de su presentación, y deberán venir identificados el afiliado o afiliados firmantes, quedando prohibido de manera expresa la presentación de impugnaciones anónimas.

Sobre la reclamación o impugnación presentada, el CEGC deberá decidir en un plazo no superior a un mes, en orden a restituir la posible legalidad vulnerada.

Adicionalmente, el CEGC asumirá la creación, gestión y dirección del Consejo de transparencia, buen gobierno y calidad democrática.

Será un organismo independiente encargado de promover la transparencia de la actividad pública del partido, velar por el cumplimiento de las obligaciones de publicidad, salvaguardar el ejercicio del derecho de acceso a la información pública y garantizar la observancia de las disposiciones de buen gobierno.

También asumirá el CEGC la creación, gestión y dirección del Consejo nacional de inteligencia, inteligencia prospectiva y cumplimiento normativo.

Se tratará de un órgano que se dedica al estudio de las causas técnicas, científicas, económicas y sociales que aceleran la evolución del mundo moderno, y la previsión de las situaciones que podrían derivarse de sus influencias conjugadas, así como garantizar el cumplimiento legal de todas las obligaciones del partido.

Contrato entre el partido y todos sus cargos electos

El retorno del valencianismo a las instituciones de la mano de VLC Unida no será efímero ni a cualquier precio, por ello la organización velará especialmente porque sus representantes estén a la altura de las circunstancias: la valencianía, la integridad, la honestidad y la vocación de servicio serán valores rectores de las personas que representen a la formación, y la adecuada formación de estos representantes será una máxima para nuestro partido.

Nuestra propuesta tiene vocación perenne y determinante en los futuros gobiernos de las instituciones valencianas, españolas y europeas. Para conseguir la consolidación de nuestra propuesta política seleccionaremos, formaremos y valorizaremos a las personas de la organización en base a criterios objetivos, capacidades y alineación con nuestro mapa de valores. Es justo y razonable pues que exijamos a nuestras personas un compromiso firmado de fidelidad a nuestros valores y a nuestra organización, exigiéndoles el compromiso de dimisión, devolución de actas, confidencialidad y no concurrencia en otra formación política durante dos años en casos de transfuguismo, así como responsabilidades en forma de indemnización en caso de incumplir con los principios y reglamentos de VLC Unida, de casos de corrupción o de provocar eventuales cismas o crisis internas. Este tipo de contrato entre partes está siendo estudiado por nuestros consultores jurídicos, y, sin duda, representa una innovación en la gestión de personas, dentro del marco de las organizaciones políticas en España.