El Partido Popular de la CV y su actual Presidente Carlos Mazón parecen tener memoria de pez.


Ante la reaparición en el panorama político valenciano del valencianismo político representado por Valéncia Unida, el PPCV vuelve a azuzar la cuestión identitaria y el conflicto lingüístico, pero sin reconocer que fue el propio PP quien pactó con Jordi Pujol la creación de la AVL, que se hizo al dictado de Pujol y con el visto bueno de Aznar.

Algunos medios critican que Carlos Mazón inauguró su agenda como nuevo presidente popular en Valencia con un encuentro con la Real Acadèmia de Cultura Valenciana y con Lo Rat Penat, pero la realidad fue otra bien distinta y ahí está la hemeroteca para comprobar que lo primero que hizo fue reunirse con la AVL y elogiar su papel y el consenso que supuestamente representa.


No hace tantos años que se creó la AVL como para olvidar que responde a los intereses del catalanismo representado en aquel momento por Jordi Pujol y que Eduardo Zaplana, siendo President de la Generalitat, prometió al valencianismo, y concretamente a la Real Acadèmia de Cultura Valenciana, que la mayoría de académicos serían valencianistas, cosa que no hizo dando la mayoría al sector partidario de la “unidad de la lengua”.

Ahora el PP, temeroso de perder votos por el flanco valencianista intenta hacer creer que se enfrenta a la AVL, nada más alejado de la realidad, es puro postureo porque no reconoce el grave error que cometió, ni las mentiras de Zaplana y acata sin cuestionar sus decisiones, usa su normativa unitaria y convergente con el catalán y los miembros que el PP propuso y fueron nombrados académicos nunca cuestionaron ninguna de las decisiones que la AVL ha ido tomando en el proceso de unificación con el catalán, aceptando, entre otras cosas, una normativa ortográfica unitaria.


El PPCV ha de reconocer su error y aceptar que si la AVL se creó para resolver el conflicto, sus actuaciones han hecho que pase a formar parte de él, a ser el caballo de Troya del catalanismo y del independentismo en tierras valencianas y, todo ello, con un gran coste económico para los valencianos.


Revisar la AVL y sus acuerdos normativos para ver si respetan el Estatuto de Autonomía y la propia ley de creación del ente sería un buen propósito de enmienda, otros tendremos que abrir este melón en las instituciones, pero el PPCV en este tema ha perdido toda credibilidad y no va más allá de titulares y declaraciones vacías de contenido e intención.

VLC Unida