Educación de calidad

El sistema educativo público valenciano

Los valencianos tenemos una educación pública objetivamente cara, muy mejorable en términos de calidad formativa, con datos obtenidos por el Informe PISA en ciencias y matemáticas que nos ponen en el furgón de cola de España (4º CCAA por la cola en resultados) y muy por detrás de la media de los países de la OCDE (PISA 2018).

Con un elevadísimo nivel de abandono escolar, un muy cuestionado sistema de inmersión lingüística en catalán que encuentra gran oposición social, un modelo lingüístico dependiente de una DGPL que ha adoptado y exige a los centros educativos el uso de la normativa del IEC -ni tan siquiera de la AVL-, y una parte del profesorado que ha tomado impunemente las aulas como centros de impartición de doctrina, trasladando al alumnado sus propias filias y fobias.

Datos destacables

Casi el 22% del presupuesto autonómico valenciano se invierte en educación. Más de 5.000MM€ en 2020, lo que supone algo más de 1.000€ per cápita y casi 5.500€ por alumno y curso.

La educación pública valenciana se caracteriza por presentar debilidades evidentes: sus indicadores son peores que los del conjunto de España en tasa neta de matriculación de educación infantil (28,7% frente a 33,6%), en porcentaje de alumnos de alto rendimiento en ciencias (4,1% frente a 5%) o en tasa de abandono educativo temprano (20,3% frente a 18,3%).

El 18% del gasto público en educación (niveles no universitarios) se destina a conciertos educativos, un porcentaje muy inferior al existente en autonomías con niveles de calidad educativa más elevados como Galicia, Castilla y León, Euskadi, Madrid, Navarra o La Rioja.

El gasto en educación (gasto público + aportación de las familias) por alumno es un 3% superior a la media nacional, teniendo una renta por habitante un 12% menor a la media nacional.

También hay que destacar la desatención existente hacia los alumnos con Necesidades Educativas Especiales (NEE), aproximadamente el 7% del alumnado total: el 94% de estos niños se encuentra matriculado en centros y grupos escolares ordinarios con leves medidas de apoyo. Hablamos de un colectivo de más de 46.000 alumnos, educativamente desatendidos en su práctica totalidad por carecer de unidades específicas en los centros ordinarios, y de Centros Especiales acordes a sus necesidades.

Metas de Valéncia Unida para una educación pública de calidad

  • Incidir positivamente en la calidad formativa del profesorado, tanto desde las propias universidades como a nivel de posgrado y de formación de actualización.
  • Implantación progresiva de la gratuidad de la escolarización de 0 a 3 años, evidente medida de fomento de la conciliación laboral y familiar, y de estímulo a la natalidad.
  • Mantener, potenciar y reforzar los conciertos educativos, modelo de enseñanza de menor coste para las arcas públicas, de contrastados mejores resultados académicos y que responde a la libertad de elección de modelo de enseñanza de las familias (Valencia Unida siempre con la libertad).
  • Reducción progresiva de la tasa de interinidad: estabilidad para el profesorado.
  • Incidir a todos los niveles para promover y aplicar medidas contra el abandono escolar y la mejora del rendimiento académico, implicando en ello a los mismos centros, el propio alumnado y a las familias, con grupos extraescolares de apoyo y campañas de concienciación.
  • Revertir la inmersión lingüística, implantando un sistema de libre elección de modelo lingüístico para las zonas valencianoparlantes, estableciendo un modelo único castellanoparlante en las zonas de no predominio del valenciano, y, en todo caso, implantando una asignatura autonómica de Cultura Valenciana -necesaria en términos de cohesión territorial e histórica-, y facilitando la voluntariedad del aprendizaje de Lengua Valenciana en las áreas de predominio castellanoparlante.
  • Implantación progresiva desde la DGPL de la doble normativa lingüística AVL – RACV, en modalidad de libre elección por parte de las familias, primer paso necesario para la resolución del conflicto lingüístico que el pancatalanismo lleva provocando en el seno de la sociedad valenciana desde hace décadas.
  • Encargar al Observatori d’Identitat propuesto en el apartado de “cultura y patrimonio” la vigilancia y sanción de prácticas de adoctrinamiento, utilización de simbología no oficial y revisión de documentación o libros de texto utilizados en la enseñanza que falseen datos concernientes a la cultura, lengua, identidad, símbolos, autores o cualesquiera circunstancias relativas a la realidad de la Comunitat Valenciana – Regne de Valéncia.

En Valencia Unida pensamos que los alumnos con necesidades educativas especiales deben ser formativamente asistidos por profesorado de Educación Especial y en unidades educativas específicas, por lo que crearemos dichas unidades en los centros que las requieran, y, si la demanda geográfica lo exige, crearemos centros especiales a nivel comarcal.