A los botellones, el bullicio, las peleas, la música de los altavoces bluetooth, las latas, botellas, vasos, colillas y envoltorios tirados por todas partes, y la toma de los parques infantiles por numerosos grupos de adolescentes, hay que añadir los orines y vómitos en alcorques, inmediaciones de contenedores, entradas de garajes, portales y esquinas.

Los vecinos están cansados de pancartas en los balcones y de llamadas infructuosas a la Policía Local de valencia, señalan a Joan Ribó y su equipo como responsables de no atajar la situación.

A ello, se añade la baja frecuencia de recogida de basuras y trastos, y la nefasta gestión de la jardinería de la zona (algo generalizado en toda la ciudad). Un problema más para un Ribó desbordado por los altercados de Orriols, El Cabanyal, La Olivereta o Nazaret, por la nefasta gestión de la limpieza municipal o de la jardinería de la ciudad.

Desde VLC Unida exigimos al equipo de gobierno de Valencia que, de inmediato, se proceda a limpiar a conciencia la zona de Plaza Honduras, eliminando todas las manchas y olores de heces de la vía, y se proceda a incorporar efectivos policiales a pie en la zona que disuadan a los miles de jóvenes que toman cada noche la zona de actuar de manera incívica y molesta para con los vecinos de la zona.